Disfunción eréctil

Los hombres que sufren DE se tratan tradicionalmente con medicamentos de administración oral como Viagra, Cialis o Levitra. Esto funciona en el 80% al 85% de los hombres, al menos durante un tiempo. Los medicamentos pueden resultar menos efectivos o están contraindicados especialmente en el caso de los hombres con afecciones asociadas como la diabetes, cardiopatía, altos niveles de colesterol o hipertensión.

El próximo nivel de tratamiento puede ser el de auto inyección con medicamentos que aumentan el suministro de sangre al pene. Esto consiste en usar una aguja pequeña para inyectar la medicación directamente en el pene de 15 a 30 minutos antes de iniciar una relación sexual. Esta medicación permitirá que la erección dure de 30 a 40 minutos.

Otra opción es usar un dispositivo de vacío, que es un tubo plástico largo, aplicado al pene. El aire que rodea el pene se extrae para crear un vacío parcial, lo que permite que la sangre ingrese rápidamente al pene y quede allí atrapada por la aplicación de una banda elástica gruesa en la base del pene.

Si estos tratamientos no funcionan, el hombre se da por vencido con respecto a su vida sexual o acepta someterse a un procedimiento quirúrgico para insertar una prótesis peneana. La prótesis de uso más común es la prótesis inflable que permite al hombre tener una erección siempre que lo desee y la erección durará tanto tiempo como el hombre desee mantenerla. Al finalizar el encuentro sexual, puede tocar el botón de descarga de la prótesis y el pene se tornará blando o fláccido. La prótesis queda completamente oculta dentro del pene y es imposible saber que el hombre tiene implantada una prótesis.

Top